A quién afecta más la contaminación atmosférica y cómo

Silhouette illustration of a factory

La contaminación atmosférica que estos días ha protagonizado una gran ciudad como Madrid, ha provocado que se hable no sólo de las restricciones de tráfico en las grandes urbes, sino también de cómo la contaminación ambiental afecta a la salud.

Está demostrado que la mala calidad del aire es algo que puede perjudicar la salud de las personas, de hecho según la Organización Mundial de la Salud (OMS) las estimaciones de hace unos tres años establecían que “la contaminación atmosférica en las ciudades y zonas rurales de todo el mundo provocan cada año 3,7 millones de defunciones prematuras”.

Al margen de estos datos, lo que sí sabemos con seguridad es que existen una serie de grupos de riesgo a los que se les recomienda no salir de sus hogares cuando se sobrepasan los límites de contaminación atmosférica fijados: niños, ancianos, embarazadas y personas con enfermedades crónicas respiratorias o cardiovasculares, principalmente. Estos grupos han de ser precavidos y en la medida de lo posible evitar salir por la noche que es cuando más niveles de polución hay, así como limitar las actividades al aire libre.

Por su parte, entre las estimaciones de la OMS destaca que un 80% de las defunciones prematuras relacionadas con la contaminación del aire exterior se deben a cardiopatía isquémica y accidente cerebrovascular. Mientras que un 14% están relacionadas con neumopatía obstructiva crónica o infección aguda de las vías respiratorias inferiores, y un 6% con cáncer de pulmón.

Contaminación y ojos 

Los ojos también pueden verse afectados por la polución que nos rodea. Hay personas que son más sensibles a las partículas contaminantes del ambiente y esto puede incrementar la sequedad ocular, ojos rojos o conjuntivitis.

Como consecuencia es posible sentir una mayor irritación en los ojos, prurito en la zona o incluso cierto lagrimeo. Estos síntomas provocan un malestar importante en aquel que los sufre de tal modo que pueden incluso interferir en su cotidianidad, por lo que se recomienda mantener una higiene ocular adecuada.

En este sentido, recomendamos Euphralia, una solución oftálmica de Laboratorios Boiron, utilizada como limpiador ocular en adultos y niños a partir de un año, en caso de irritación, molestias oculares o sequedad ocular ligera de origen diverso. Entre sus ventajas destaca que contiene extracto de Euphrasia y caléndula, carece de conservantes y es fácil de utilizar: sólo hay que aplicar una o dos gotas en cada ojo de dos a seis veces al día.

Si se mantiene una correcta higiene ocular diaria y se siguen las indicaciones de nuestro  profesional de la salud, las molestias oculares vinculadas a una contaminación excesiva irán remitiendo poco a poco.

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*