ESTE OTOÑO, DI ADIÓS A LA RETENCIÓN DE LÍQUIDOS

img-adios-retencion-liquidos-633x543

Los medicamentos homeopáticos pueden ayudar a aliviar los síntomas de esta afección con la ventaja de que se suelen recomendar también en mujeres embarazadas y en periodo de lactancia, puesto que no se han descrito efectos adversos relevantes asociados a su toma.

Aumento de peso, celulitis, piernas y manos hinchadas, calambres, etc., son algunos de los síntomas que conlleva la retención de líquidos. Con la vuelta a la rutina laboral, las largas horas de oficina, el aumento sedentarismo con la llegada del frío, así como los viajes y almuerzos de trabajo, hacen que aumente esta dolencia. Ante esta realidad cotidiana, desde Laboratorios BOIRON hemos preparado una serie de pautas con las claves para poder poner fin a la acumulación de líquidos con la bajada de las temperaturas.

Esta afección se produce cuando la sangre no recoge los líquidos acumulados en los tejidos de la piel y éstos provocan hinchazón. Con frecuencia, las mujeres son más propensas a sufrir retención de líquidos puesto que situaciones fisiológicas como la menopausia, el embarazo y la menstruación comportan cambios hormonales que son su causante principal. Otros factores como el uso de ciertos medicamentos, una dieta poco equilibrada, el sedentarismo o los trastornos hepáticos y cardiacos influyen también directamente sobre la tendencia a acumular líquidos en el organismo.

Femme_sportive_tube_sans_étiquette_Y_geoffray

La homeopatía ofrece una ayuda eficaz es eficaz para el alivio de los molestos síntomas que conlleva la retención de líquidos, con la ventaja de que no se han descrito efectos adversos relevantes asociados a la toma de medicamentos homeopáticos, por lo que suele recomendarse también en mujeres embarazadas y en periodo de lactancia aunque bajo prescripción médica. En este sentido, desde BOIRON hemos elaborado un decálogo con recomendaciones para evitar que esta afección se convierta en una carga al volver al día a día.

  1. 1. Practicar ejercicio regularmente. Media hora diaria de ejercicio moderado ayudará a reactivar la circulación y, con ello, se evitará que los líquidos se vayan depositando en los tejidos. Si no se dispone de tiempo, una alternativa sana es evitar el ascensor y optar por subir las escaleras en casa y la oficina.
  2. 2. Beber dos litros de agua diarios. A diferencia de lo que se piensa, en la época de frío también debemos mantener una adecuada ingesta de líquido, intentando consumir alrededor de dos litros diarios para evitar la retención. Además, una opción para ayudar a ingerir esta cantidad de agua es a través de infusiones o zumos sin azúcar.
  3. 3. Aumentar el consumo diario de frutas y verduras. Cinco son las piezas diarias recomendadas de estos alimentos, ricos en agua y electrólitos, minerales presentes en la sangre y en otros líquidos corporales que llevan una carga eléctrica y que influyen en la cantidad de agua en el cuerpo.
  4. 4. Controlar el consumo de sal. A la hora de cocinar es mejor añadir sal a los alimentos en muy pocas cantidades. Otra buena idea es reemplazarla por hierbas aromáticas o especias.
  5. 5. Evitar los alimentos ricos en azúcares así como las bebidas gaseosas, el café y las harinas refinadas puesto que empeoran la sintomatología de la retención. En cambio, el té y las infusiones son bebidas diuréticas que contribuyen a drenar los líquidos acumulados.
  6. 6. Ingerir buena cantidad de proteínas. Si éstas llegan a faltar en la dieta, se reduce de manera notable la producción de albúmina, lo que puede provocar la acumulación de líquidos entre los tejidos. Planificar diariamente los tuppers para comer en la oficina ayudará a mantener una dieta equilibrada.
  7. 7. Realizar un buen y adecuado descanso. Dormir las horas necesarias es fundamental para la salud y, más especialmente, si la retención de líquidos se produce con mayor frecuencia en los miembros inferiores.
  8. 8. No permanecer durante mucho tiempo sentado. Si por razones profesionales es inevitable, tanto en el puesto de trabajo como en viajes de largo recorrido, se recomienda estirar las piernas cada hora. Por ejemplo, dando un pequeño paseo para favorecer la circulación por la oficina o por el pasillo en aviones y trenes
  9. 9. No utilizar prendas de vestir demasiado ceñidas. La presión de la ropa ralentiza el riego sanguíneo y, por tanto, favorece que la circulación no sea la adecuada.
  10. 10. Los tratamientos homeopáticos, un aliado. La homeopatía está indicada para la retención de líquidos, teniendo en cuenta la constitución y la sensibilidad de cada paciente, y siempre bajo la supervisión de nuestro profesional de la salud. Los medicamentos homeopáticos, como cualquier medicamento, son de venta exclusiva en farmacia.

 

0
0

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>