ASMAMADRID organizó un taller para mejorar el control del asma

ASMAMADRID organizó un taller para mejorar el control del asma

“Mejorar el control del asma y la alergia” es el título del Curso-Taller que organizó ASMAMADRID en colaboración con KIDSEVENTOS y EDUCASMA. Con este encuentro, la Asociación de Asmáticos de Madrid aportó su granito de arena al Día Mundial del Asma que se celebra todos los años el primer martes del mes de mayo.

Más de 150 millones de personas son asmáticas en todo el mundo. Con esta conmemoración se quiere concienciar a la sociedad del impacto de esta patología con el fin de prevenir su aparición y mejorar la calidad de vida de los enfermos. Aunque esta enfermedad no tiene curación, cuando es diagnosticada se cuenta con medios suficientes para controlar sus síntomas y su evolución.

El Taller realizado por ASMAMADRID el pasado 11 de mayo en la sede de KIDSEVENTOS (Ronda de Segovia, 13) fue un éxito en cuanto a la organización y a la afluencia de público. Al evento asistieron pacientes interesados en aprender a mejorar el control del asma y la alergia, quienes salieron muy satisfechos con los nuevos conocimientos adquiridos.

Con la llegada de la primavera se disparan los casos de alergias, sobre todo al polen. 16 millones de españoles sufren algún tipo de enfermedad alérgica y, de ellos, la mitad lo son a pólenes de plantas. En nuestro país, las que más problemas provocan son las gramíneas, el olivo, el ciprés, el plátano de sombra y la parietaria. Según los expertos, este año, los afectados se enfrentan a una primavera de intensidad moderada.

Aunque la cantidad de polen es mayor en las zonas rurales, el número de alérgicos se incrementa en las ciudades. La explicación a este aumento podría estar en la contaminación y la plantación de especies muy alergénicas. En la actualidad, entre un 10% y un 25% de la población de países industrializados padece rinitis alérgica, mientras que el diagnóstico de asma se ha incrementado entre un 4 y un 10%.

Varios estudios han comprobado que la contaminación también afecta a las plantas que reaccionan de forma defensiva fabricando nuevas proteínas denominadas de estrés y que tiene un efecto directo en la mayor intensidad alergénica de los granos de polen. Las partículas diésel producidas por los vehículos están constituidas en un 80% por partículas de tamaño ultrafino que pueden atravesar alveolos y capilares sanguíneos que aumentan la sensibilización frente a un alérgeno. La contaminación puede descompensar a pacientes con asma de intensidad leve o moderada, alérgicos al polen.

Ana de Blas. Asmamadrid.

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*