¿Cómo puede ayudarnos la Homeopatía con el estrés?

estres

“Esto es muy estresante”, “no puedo más del estrés que tengo”, “este estrés me está matando”, “perdona por la contestación, es que estoy tan estresado”…Cuántas veces hemos dicho u oído expresiones como estas. Quién no ha sufrido alguna vez la sensación de que no puede con la vida y ha sentido en relación con ello cambios emocionales, comportamentales e, incluso, físicos.

Existen varias definiciones de lo que es el estrés pero todas coinciden en relacionarlo con situaciones que la persona vive como excepcionales o peligrosas y que hacen que su organismo tenga que generar cambios, a nivel nervioso y hormonal, para adaptarse e intentar superar la situación con éxito.

Todos los días vivimos pequeños momentos de estrés; vamos a pagar en una tienda y nos damos cuenta de que no llevamos la cartera, estamos cruzando una calle y aparece un coche que no habíamos visto, tienes que coger un tren y no sabes si vas a llegar a tiempo porque estás en medio de un atasco o tu jefe te pide sin previo aviso que expongas un tema frente a tus compañeros de trabajo. Y en todas estas ocasiones nuestro organismo reacciona con cambios a nivel de nuestro sistema nervioso y de nuestras hormonas para que nos adaptemos con éxito a la situación; damos un salto hacia atrás y esquivamos el coche o salimos del taxi antes de llegar a la estación y cogemos el metro. Salvamos la vida y llegamos al tren.

Esta capacidad que nuestro organismo tiene de desarrollar respuestas adaptadas a situaciones excepcionales es, a todas luces, maravillosa y no genera ningún trastorno secundario. Respondemos y nos relajamos.

El problema con el estrés se produce en dos situaciones concretas: cuando es puntual pero de una gran intensidad y cuando las situaciones estresantes no son muy intensas pero se mantienen en el tiempo o se repiten con excesiva frecuencia. Por ejemplo, cuando una persona recibe un susto tan grande que pierde el conocimiento (su organismo no consigue adaptarse y se colapsa) o cuando estamos sometidos a una gran presión profesional o a malas condiciones de trabajo durante un largo periodo de tiempo. De hecho, según la Agencia Europea de Seguridad y Salud en el Trabajo el estrés es el responsable de entre el 50 y el 60% de las bajas laborales.

Es decir, nuestro organismo tolera bien y se adapta al estrés cuando aparece de forma puntual y no es de una intensidad excesiva pero cuando es muy fuerte o muy prolongado en el tiempo este estado de adaptación forzada puede comenzar a producir síntomas concretos a nivel físico y emocional e, incluso, a ser el origen o el factor agravador de muchas enfermedades. Un estudio de la Universidad de Harvard de 1996 ya afirmaba que el estrés estaría detrás de los cinco problemas relacionados con la salud más importantes en el 2020; las cardiopatías, la depresión severa, los accidentes de tráfico, los ictus y las enfermedades crónicas del pulmón.

Cada vez parece que es más frecuente la sensación estresante que supone la vuelta al trabajo después de un periodo más o menos prolongado de vacaciones. Se viene a llamar estrés postvacacional y, como digo, parece que cada vez está afectando a un mayor número de personas. Con todo esto, la Organización Mundial de la Salud ya ha calificado al estrés crónico como una epidemia mundial.

Y hay que tener en cuenta una última cosa muy importante en relación al estrés; no todas las personas lo van a vivir de la misma manera. Incluso lo que para una persona puede ser una situación de gran estrés que lo bloquee y lo enferme, como conocer a los padres de su novia o de su novio, para otra puede ser una situación de alegría e ilusión. Todo dependerá de la estructura emocional y los valores vitales de cada persona y, sin duda, hay estructuras de carácter más vulnerables ante el estrés que otras.

La Homeopatía siempre ha contemplado este factor del estrés como un generador de alteraciones y de enfermedades en el ser humano, teniendo además en cuenta algo fundamental y es que, como ya hemos dicho, el estrés va a afectar a cada persona de una manera particular según cual sea, lo que en Homeopatía llamamos, su tipo sensible. Es decir, según cuales sean las capacidades particulares de adaptación al medio de esa persona.

  1. 1. En resumen, cuáles serían las ventajas de utilizar la Homeopatía para tratar y modular los efectos negativos, tanto a nivel físico como comportamental, del estrés en las personas…Y, como no, también en los animales. Los medicamentos homeopáticos son de utilidad para el tratamiento del estrés y de los síntomas asociados, siempre adaptándose a las características propias del cuadro que se desencadene en cada persona, ya sea tanto a nivel físico como emocional.
  2. 2. El medicamento homeopático ayuda a mejorar nuestra capacidad de adaptarnos al estrés. Así tendremos medicamentos, cuyo principio activo es fabricado a partir de la planta AC. NAP., de utilidad en las situaciones de estrés agudo que generen crisis de pánico con la sensación de peligro inminente. Otros fabricados a partir de la IGN AM los usaremos en las crisis histeriformes después de cualquier situación estresante y los medicamentos cuyo principio activo lo obtenemos del ANAC ORIENTALIS serán útiles cuando el estrés provoque en la persona una sensación de duda o indecisión. Y cuando lo que aparece ante una situación de estrés es un miedo que nos bloquea, que nos hace quedarnos en blanco ante un examen o sin palabras ante un público, recurriremos a medicamentos cuyo principio activo s fabricado a partir del GELSEMIUM.
  3. 3. La Homeopatía no solo actuará a nivel emocional. Estos medicamentos también tratarán los síntomas físicos derivados del estrés como pueden ser las diarreas, los trastornos del sueño, los dolores de cabeza o los espasmos a cualquier nivel, solo por poner algunos ejemplos. Los medicamentos homeopáticos nos ayudan a manejar el estrés de una manera más eficaz evitando así la sintomatología asociada a la ansiedad.
  4. 4. Por su seguridad, puesto que no se han descrito efectos adversos relevantes asociados a su toma, los medicamentos homeopáticos son especialmente recomendados en niños, embarazadas, ancianos y personas polimedicadas.
  5. 5. Los medicamentos homeopáticos son también muy utilizados en el mundo del deporte de alta competición en donde los deportistas se ven sometidos constantemente a situaciones de gran estrés. No influyen en la coordinación ni producen somnolencia residual por lo que no afectan al rendimiento del deportista, estando permitido su uso por todos los comités antidopaje, nacionales e internacionales.
  6. 6. Y puede combinarse con otros tratamientos siempre que el médico lo considere necesario.

Ante situaciones difíciles como un examen, un periodo muy exigente de trabajo, problemas familiares, la perdida de algo o alguien querido, la vuelta a un entorno laboral no deseado, la homeopatía puede ayudarnos a mejorar nuestras capacidades biológicas, mentales y emocionales y  ser capaces de vivir estos momentos de una manera más eficaz y serena.

Pero recordad que el mejor antídoto frente al estrés es un corazón alegre y una mente lúcida que sepan anteponer todo lo que tenemos frente a lo que, supuestamente, creemos que nos falta.

Dr. Guillermo Basauri.

Médico Homeópata y Osteópata y bloguero en www.hablandodehomeopatía.com

0
0

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*