“Respiré cuándo supe lo que me pasaba, pero qué mal cuándo me enteré de que era una enfermedad crónica sin cura”

foto-entrevista-fibroparla

Este testimonio proviene de Rocío Jiménez Martínez, luchadora nata y una de las socias de Fibroparla, que ha querido contar cómo es su vida desde que la diagnosticaron fibromialgia. Actualmente está desempleada pero colabora altruistamente como secretaria dentro de la asociación, y combina esta labor con el cuidado de sus dos hijos Sheila y Rubén. Sus declaraciones son un ejemplo de los que supone el día de las personas afectadas por esta patología crónica.

¿Cuándo te diagnosticaron la enfermedad?

En mayo de 2013, aunque ya dese 2007 empezó visitando a varios especialistas (endocrino, reumatólogo…) sin que ninguno me supiera decir qué es lo que me pasaba, hasta que mi médico de atención primaria me mandó a Medicina Interna y allí después de una analítica y otras pruebas que descartaban otros patologías. Al final, fue e mi médico de cabecera el que me dijo que según el cuadro de repetición de dolor y cansancio, tenía fibromialgia.

¿Cómo recibiste la noticia?

Por un lado, aliviada porque al final me dijeron que es lo que tenía, pero por otra parte supuso un jarro de agua fría saber que era una enfermedad crónica de la que no se sabía la causa y que no tenía un tratamiento específico para la misma.

¿Desde cuándo llevabas sufriéndola?

Después de dar a luz a mi hija, empecé con los síntomas, aunque fue después de dar a luz a mi segundo hijo cuando todo se agravó. Aumentó el dolor, el cansancio, el insomnio, la ansiedad, la fibro niebla (deterioro cognitivo) y así fue cayendo en crisis.

¿Cómo afecta a tu día a día? ¿Has aprendido a vivir con ella?

Muchísimo, me cuesta mucho las tareas diarias, cuidar de mis hijos… Tengo que sacar fuerzas de dónde no las hay. También he tenido que renunciar a parte de mi vida social, porque la mayoría de las veces no me encuentro con ganas de jaleo.

Sí es verdad que la he aceptado, pero todavía me queda la fase en la que aprender a controlarla mejor.

¿Tu familia te apoya?

Mi marido es mi mejor apoyo y mis hijos aunque son pequeños también han entendido lo que me pasa.

¿Cómo llegaste a Fibroparla?

Pues a través del despacho que tiene la Asociación en el Hospital Infanta Cristina de Parla. Allí, me informó Pilar, nos consolamos un poco y decidí apuntarme porque estaba segura de que aquí sí me iban a entender.

¿Cómo participas de la Asociación?

Pues actualmente, soy la secretaria y también, al igual que mis compañeras, participo de todas las actividades que se organizan para mejorar nuestra calidad de vida. Además, pienso que estas entidades resultan esenciales para ayudarnos a llevar mejor la enfermedad, a compartirla y a comprenderla.

¿Qué tratamiento tienes?

Pues los habituales para este caso: calmantes del dolor y antidepresivos. Aunque, cada vez me decanto más por tratamientos alternativos, como las terapias naturales o la homeopatía. Creo que nos vienen muy bien.

2 Comentarios

  1. Mayte 3 octubre 2015 Reply

    Estoy desesperada. Me diagnosticaron la enfermedad hace 4 años pero la padezco desde hace más tiempo. Cómo puedo ponerme en contacto con la asociación??? Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*